UN TERMINAL DE PLÁSTICO HECHO A MEDIDA - ¡SOLUCIONES PARA DISPOSITIVOS CPU, INTERFAZ HMI Y OTROS DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS DE GRAN TAMAÑO!

Un terminal de plástico es una carcasa hecha a medida para los puestos de información o las unidades de control central de los dispositivos de tratamiento médico:
SIN HERRAMIENTAS SIN INVERSIÓN INICIAL

Un soporte de plástico para tabletas de punto de venta, o una cubierta de quiosco independiente, es un volumen creado por el ensamblaje de láminas de plástico para proteger, embellecer o cubrir equipos electrónicos.

Con su forma de columna, en la mayoría de los casos es una caja independiente, que suele incluir una pantalla.

Para aplicaciones más grandes, como las CPU, que suelen ser necesarias para los dispositivos de tratamiento médico, la tecnología LTP «sin molde» es la solución más eficaz.

Permite a los fabricantes de dispositivos electrónicos desarrollar una solución a medida para el embalaje de su dispositivo, sin tener que desarrollar e invertir en las herramientas a medida necesarias para las tecnologías de producción en masa, como el moldeo por inyección. 

Un terminal de plástico hecho a medida es :
  • Habitualmente un grand volumen
  • Puede tener hasta 2 m de altura
Las tecnologías de fabricación de moldes (inyección, termoformado, rotomoldeo o fundición a baja presión) son :
  • Muy caro
  • Difícil rentabilizar la inversión en un molde

Con la solución LTP, el precio unitario será más elevado en comparación con el moldeo por inyección, pero no habrá costes de inversión iniciales y se podrán realizar modificaciones entre cada producción en serie.

LTP utiliza su propio equipo de producción, como :
  • Fresadoras CNC (Control Numérico por Ordenador) ou (Computer numerical Control)
  • Plegadoras
  • Técnicas de montaje

Están configurados específicamente para cada proyecto y producción.

Las cajas de plástico de mayor tamaño pueden ser diseñadas con la misma robustez que una caja metálica, si el diseño del producto se adapta bien al dispositivo y a su entorno de trabajo. Desde la creación de la empresa en 1985, LTP ha desarrollado diferentes métodos para reforzar grandes volúmenes de plástico. 
 
Esto puede hacerse desde el interior reforzando el marco metálico o compuesto. Una de las grandes ventajas del plástico es que un terminal de plástico es más ligero que uno de metal. Los fabricantes de productos electrónicos pueden reducir sus costes de transporte y el cliente final dispone de un aparato que puede trasladarse fácilmente. Un quiosco de plástico para puntos de venta es un buen ejemplo de ello. 
 
Este tipo de caja de plástico suele constar de una placa inferior, una caja principal con un marco interior y una parte superior inclinada para la pantalla. El peso total varía entre 5 y 30 kg. La misma caja metálica pesaría x 3 para el aluminio y x 8 para el acero. 
 
Otro uso común de un terminal es como unidad central de un dispositivo médico. A continuación, las partes portátiles de la unidad central se conectan por un cable, RFID o conexión Bluetooth. Una carcasa de plástico diseñada a medida por LTP crea un aspecto de gama de productos estéticos tanto para la unidad central como para las unidades de aplicación. Los dispositivos utilizados en un entorno industrial deben ser lo suficientemente robustos contra el aceite o los productos químicos. 
 
En el sector de la salud y la belleza, a menudo deben estar fabricados con material UL 94 V-0, cumplir con normas como la ISO 13485 y ofrecer una buena resistencia mecánica. Todos estos requisitos pueden cumplirse con la tecnología LTP. 
 
Desde el principio, por ejemplo, se puede elegir el PVC como materia prima por su resistencia a los productos químicos. También se puede elegir un material ABS estándar, con una laca transparente extra fuerte, que protege el exterior del dispositivo de la suciedad o los productos de limpieza.

Una carcasa de plástico diseñada a medida no sólo permite desarrollar una solución ligera pero robusta, sino que permite al fabricante dar al dispositivo el aspecto adecuado también. 
 

A diferencia de las carcasas metálicas, el plástico permite formas más estéticas, sobre todo por el trabajo del grosor. Por ejemplo, en un entorno como un laboratorio, médico o cosmético, se utilizan formas redondas y piezas en bruto de aspecto higiénico. 
 

En un entorno de producción industrial en el que un dispositivo está expuesto a la suciedad, el polvo, los aceites o los productos químicos, los diseñadores de productos prefieren utilizar colores como el negro, el gris y el plateado, y siguen prefiriendo las formas redondas y modernas para dar al dispositivo un aspecto moderno y vanguardista. Los fabricantes de productos electrónicos tienen dos objetivos cuando trabajan en una nueva producción. 
 
En primer lugar, el producto debe ofrecer funciones de valor añadido a su usuario y, en segundo lugar, su aspecto externo debe estar en consonancia con su grupo objetivo. Robusto, pero ligero y estéticamente adaptado a su mercado, esto es lo que aporta LTP a su éxito comercial.

Llamenos al +34 93 587 35 00.
Hablemos de su proyecto para encontrar la solución adecuada. Nuestros equipos están a su servicio.